martes, 18 de diciembre de 2012

EL ¿ASTRONAUTA? DE PALENQUE


K'INICH JANAAB' PAKAL I: EL ¿ASTRONAUTA? DE PALENQUE



Pues bien, según los "investigadores del misterio", esta escena maya representa a un astronauta a los mandos de una nave espacial.
Pero la imagen tiene truco del almendruco, el cual se lo sacó de la manga el incombustible Erich Von Däniken, el hombre de los "textos prehistóricos" (todavía me estoy riendo XD) y así lo expuso en "¿Carros de los dioses?", uno de sus tropecientos y pico libros. Este truco consiste en poner la escena de la lápida vista de lado, para dar la sensación de que el personaje está pilotando una nave. Tal y como está puesta en la imagen, vamos.
Pero no fue sólo el sacacuartos de Däniken el que le sacó tajada al asunto del astronauta. Se metieron de por medio unos cuantos más, como Berlitz (¿éste no era el que se inventó lo del Triángulo de las Bermudas?) y un tal Kazantsev, entre otros. Además, nuestros amigos, en su incansable busqueda de "la verdad", ésa que los malvados arqueólogos no nos quieren contar, no han dudado ni en meter a la NASA de por medio para arañar credibilidad donde no la tienen.
Describiendo un poco la escena, según esta gente, detrás se ve el fuego que sale de una tobera, además de que aparece una mascarilla para el oxígeno cerca de la nariz del astronauta y mil historias más. En fin, que según nuestros "investigadores del misterio" hay no sé cuántas coincidencias con una nave espacial.
Y ahora viene lo mejor, porque resulta que tal vez el astronauta sea en realidad un extraterrestre, ya que el tipo que estaba dentro del sarcófago (no lo he dicho aún, la escena está en la tapa de un sarcófago) era más alto que la media de estatura de los mayas. Así que los altos ya sabéis, según los "investigadores del misterio", sois sospechosos de ser alienígenas. Y contra más altos, más sospechosos, hala. Y yo, como soy más bien bajita, me libro.
En fin, hoy voy a hablar del asunto éste del astronauta, y me temo (juas XD) que le voy a sacar un poco los colores a Von Däniken y compañía.
Primero tenemos que situarnos, y para eso vamos a irnos al sitio arqueológico de Palenque, situado en las tierras altas de Chiapas, en México. Es famoso por su arquitectura y sobre todo, por la tumba de uno de sus reyes, K'inich Janaab' Pakal I, del siglo VII d.C. (el supuesto astronauta). A modo de dato, en los últimos años, se está hablando mucho de otro ya famoso enterramiento, el de la Reina Roja, aunque aquí todavía no se han metido de por medio los buscamisterios misteriosos, creo.
Se calcula que tan sólo un 15% de la ciudad ha sido explorada y excavada, además de que algunas de las grandes estructuras del Clásico tardío ocultan otras construcciones más antiguas. Un ejemplo de esto es el Palacio (la civilización maya floreció durante el periodo Clásico mesoamericano, que va de 250 a 909 d.C.).

El reino de Palenque se llamaba B'aakal (Hueso) y la ciudad era Lakamha' (Agua Grande).
No pretendo meterme a narrar la historia de Palenque, así que a grandes (enormes) trazos, diré que estableció contactos de cooperación con Tikal, pero de antagonismo con Calakmul, Toniná y Piedras Negras.

Lo siguiente es un mapa de Palenque:

Los edificios ahí señalados son:
1. Grupo Norte
2. Templo del Conde
3. Juego de Pelota
4. Gran Templo
5. Palacio
6. Templo de las Inscripciones
7. Templo de la Cruz
8. Templo del Sol
9. Templo de la Cruz Foliácea

Y éste es el Templo de las Inscripciones, que visitaremos:



Después de situarnos, vamos con la chicha:

En 1949, el arqueólogo mexicano Alberto Ruz Lhuillier estaba restaurando el santuario del Templo de las Inscripciones (el cual está en lo alto del mismo). Entonces se dio cuenta de que una losa del suelo tenía doce agurejos obturados con piedras. Quitó las piedras y usó los agujeros para levantar la losa (habían sido diseñados para eso), descubriendo un hueco relleno de escombros. Después de cuatro temporadas, los escombros por fin fueron removidos por completo, dejando al descubierto una escalera que descendía hasta las profundidades de la pirámide.
Descendiendo los 25 metros de dichas escaleras accedió a un pequeño corredor, donde Ruz encontró los huesos desarticulados de 5 ó 6 personas en una caja de piedra, que habían sido sacrificadas. Después llegó a una puerta triangular que daba a la cripta donde había un sarcófago.
El 13 de junio de 1952, Alberto Ruz entró por primera vez en la cámara funeraria del rey enterrado en el Templo de las Inscripciones. Allí, al levantar la tapa, vió una cavidad sellada por un tapón ajustado. Debajo estaba el cuerpo de un soberano maya, cubierto de cinabrio rojo. Tenía joyas de jade. Llevaba brazaletes y collares de cuentas, anillos de jade en cada dedo, un cubo en una mano y una esfera en la otra, ambos también de jade. La cara de Pakal estaba cubierta por una máscara de jade (ha quedado claro que las joyas eran de jade, ¿verdad?) que tenía la boca enmarcada de pirita pintada de rojo. Todas estas joyas están actualmente en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.
Alberto Ruz había encontrado a K'inich Janaab' Pakal I, rey de Palenque.
Pakal ascendió al trono el 26 de julio de 615 d.C., cuando tenía 12 años. Por aquel entonces, Palenque se encontraba en decadencia debido a ataques recientes y a la muerte de varios de los personajes principales de la ciudad. Fue un gran constructor de su ciudad, y con él, Palenque recobró su esplendor. Su muerte fue un acontecimiento memorable. Su reinado acabó en 683 d.C., cuando murió (el 28 de agosto de 683). Tuvo un largo reinado de 68 años.
Según los "investigadores del misterio", no hay pruebas en ninguna inscripción maya de alguien como Pakal... Vaya, pues la pirámide donde estaba enterrado este señor no se llama "Templo de las Inscripciones" por nada. Así que vamos a ver qué encontramos:
Como a estas alturas ya debe de haber quedado claro, el Templo de las Inscripciones es el monumento funerario de Pakal, y fue construido sobre el sarcófago de la cámara funeraria, ya que no cabe por la puerta. Tiene unos 25 metros de altura. Su construcción comenzó durante el reinado del mismo Pakal, en 675, pero cuando murió estaba inacabado, siendo terminado entonces por su hijo y sucesor K'inich Kan B'alam II (684-702 d.C.) alrededor de 690 d.C.
Parte de la estructura se apoya en una montaña. Su forma es piramidal con nueve niveles (cada uno de los cuales representa uno de los nueve niveles de Xibalbá, el Inframundo. El nivel más bajo de este mitológico lugar es donde estaban los muertos, y donde paralelamente está la cámara funeraria en la pirámide). Arriba del todo hay un santuario donde se encuentra el segundo texto maya más largo que se conoce (el más largo está en Copán, Honduras) compuesto por tres tableros con jeroglíficos mayas. En dichos tableros se narra la historia dinástica de Palenque, dividida en tres secciones:

Primera sección: Conmemoración de las conclusiones de 9 k'atunes (un k'atun son 7200 días) y los nueve reinos correspondientes, hasta las tres ceremonias de conclusión del k'atun presididas por K'inich Janaab' Pakal I.
Segunda sección: La fecha de nacimiento de Pakal es relacionada con la ascensión de una divinidad hace 1246826 años, y con un futuro suceso que ocurrirá el 23 de octubre de 4772 d.C. (esto de regalo para los que creen que "según los mayas", el mundo se acaba en el 2012).
Tercera sección: Conmemoración de diversos eventos ocurridos durante el reinado de Pakal, como la visita del rey de Tikal, ceremonias especiales y el matrimonio del rey. Este tablero fue terminado por el hijo de Pakal, K'inich Kan B'alam II, ya que recoge la fecha de la muerte de aquél y el acceso al trono del nuevo rey.
Como dato que realmente no viene a cuento, para que no se me olvide, en el Templo de las Inscripciones hay un conducto llamado "psicoducto" que conecta la cámara con suelo del santuario de arriba, para que el alma del muerto pueda ascender al cielo.
Vale, resulta que ya hemos encontrado algunos textos que hablan de Pakal, como era de esperar. Pero hay más. Para ello, vamos a volver a la cripta funeraria.
Primero una foto con un señor dentro para que nos hagamos una idea del tamaño de la misma:

La cripta es una cámara abovedada de 9 metros de largo, 4 de ancho y 7 de alto, y como se puede ver, está ocupada por el sarcófago.
Había dos cabezas de estuco que originalmente pertenecieron a otros monumentos. Una representa a K'inich Janaab' Pakal. La otra podría ser también Pakal o su esposa, la Señora Tz'akb'u Ajaw, esto no es seguro.
En las paredes de la cripta había nueve figuras completas modeladas en estuco. Algunas se pueden identificar por los nombres glifos de sus tocados. Representan una procesión de ancestros parecida a una que veremos a continuación en el sarcófago. También podría tratarse de los Nueve Señores de la Noche, siendo entonces los antecesores de Pakal identificados con ellos.
Ahora nos fijaremos en el sarcófago. Está hecho de piedra caliza e inscrito en sus cuatro lados. Muestra diez figuras que representan a antepasados de Pakal que brotan de la tierra como árboles. Todos están identificados por los jeroglíficos: los padres de K'inich Janaab' Pakal I aparecen dos veces (K'an Mo' Hix y Señora Sak K'uk'), al igual que la Señora Yohl Ik'nal. Hay retratos individuales de Janaab' Pakal, Ahkal Mo' Naab' I, K'an Joy Chitam I y Kan B'alam I. Alrededor del borde de la tapa hay un texto que registra las fechas de las muertes de todos ellos, además de la del propio Pakal.
Como muestra, en la siguiente imagen vemos en primer plano a la Señora Yohl Ik'nal, que reinó en Palenque de 583 a 604 d.C

.:
Un dibujo de la escena completa de ese lado del sarcófago es éste:


Lo que vemos son tres reyes mayas, antecesores de Pakal (como todos los que aparecen en el sarcófago). El modo en que están representados, surgiendo de la tierra como si fueran árboles, es una metáfora de resurrección y vida después de la muerte. De izquierda a derecha son: Ahkal Mo' Naab' I (501-524 d.C.), Kan B'alam I (572-583 d.C.) y Señora Yohl Ik'nal (583-604 d.C.)

Y ya por fin, después de ver algunas de las "inexistentes" inscripciones que hacen referencia a K'inich Janaab' Pakal I, vamos a ver más... en la famosa tapa que supuestamente representa a un astronauta. Von Däniken nos ofrecía una bonita vista de la tapa ladeándola, pero lo mejor para la objetividad es verla tal y como los mayas la idearon, es decir, del derecho:





Así está mucho mejor.
Nos encontramos ante la inscripción maya más famosa, sin duda. La tapa del sarcófago, sobre la que se encuentra esta escena, es de caliza y mide 379 centímetros de alto y 220 de ancho.
Representa a K'inich Janaab' Pakal I en el momento de su muerte personificado como el Dios del Maíz (dios asociado a la creación del mundo y a la resurrección) cayendo en las fauces de Sak Baak Chapaat, el Ciempiés (o Serpiente) de los Huesos Blancos, que representa la entrada a Xibalbá, el Inframundo. De hecho, una de las inscripciones del sarcófago dice: "cerraron el sarcófago del Dios del Maíz". A modo de dato, las fauces del Inframundo son representaciones míticas de cenotes y lagunas del interior de las cuevas.
El rey yace en la placa de ofrendas, decorada con el rostro del sol muerto, de la cual nace el Árbol del Mundo o Árbol Cósmico. En referencia a esto, una de las joyas que llevaba Pakal era una placa de jade donde se lee "te", que significa "árbol", en alusión al Árbol Cósmico y al papel de pilar del cosmos que había tenido Pakal en vida. El Árbol Cósmico unía el cielo, la tierra y el inframundo, y se encontraba en el centro del universo.
El cielo es mostrado en forma de banda celeste (la banda que enmarca toda la escena). Esta banda tiene motivos del Sol, la Luna, nubes, estrellas,... Los lados más cortos de la banda están ocupados por los nombres y retratos de los nobles principales del rey: los sajal y los aj k'uhuun, los cuales tenían papeles clave en la administración del templo y tal vez otras funciones. En el arte maya se representa el cielo como un ser bicéfalo con cuerpo de cocodrilo, aunque a menudo es sustituido por una banda celeste, como en este caso.
En la banda celeste se pueden observar los jeroglíficos de algunos astros, además de en la placa de ofrendas (el Sol). Dejo una imagen de algunos de estos jeroglíficos para facilitar su localización:



En la parte de arriba del árbol hay un ave posada, la cual es una manifestación de Itzamnaaj, el dios del cielo, que resucitaba a los muertos.
A mitad del tronco del árbol, se puede observar una serpiente bicéfala que representa un conducto a través del cual los soberanos mayas entraban en contacto con los cielos y sus antepasados.

El motivo de todos estos elementos (árbol, ave, serpiente del tronco, etc.) es que Pakal, después de morir, renace como un dios y como un antepasado sagrado.
Llegados a este punto, antes de seguir, vamos a irnos un momento a Copán, en Honduras. Allí, en el Templo 18, se encuentra la llamada Estela 11, que formaba parte de una columna. Tenemos aquí un claro paralelismo con la representación de la tapa del sarcófago de Pakal, ya que representa al soberano Yax Pasaj Chan Yoaat de Copán (que ascendió al trono en junio de 763 d.C.) con la forma del Dios del Maíz parado sobre las fauces que son la entrada a Xibalbá. Debido a los vínculos familiares que existían entre las familias de ambos, es poco probable que se trate de una coincidencia:




Volviendo a Palenque, en el Templo de la Cruz, construido por el hijo de Pakal, K'inich Kan B'alam II en 692 d.C., existía una representación del Árbol de Mundo (en un tablero de caliza de 190 centímetros de altura por 325 de ancho y 13,5 de grosor) brotando de un recipiente para ofrendas, con el dios Itzamnaaj posado encima del árbol en forma de ave, y flanqueado por el rey primero como niño y luego como adulto. Todo esto se encuentra sobre una banda celeste. Este tablero está actualmente en el Museo Nacional de Antropología e Historia de México. Recuerda a la representación de cierta tapa que ciertos investigadores dicen que representa a un astronauta en su nave, ¿verdad?. Lo malo (para ellos XD), es que con esta escena, su idea debería de irse a hacer puñetitas, hablando en plata:









Pero bueno, siempre pueden inventarse que es la nave que está aparcada o algo así. Imaginación no les ha faltado nunca. Al fin y al cabo, de eso viven.
En la tapa del sarcófago, K'inich Janaab' Pakal I aparecía como el Dios del Maíz. ¿Por qué? La respuesta está en las creencias mayas. Según las mismas, el ciclo de las estaciones y el cultivo del maíz tienen un paralelismo con la vida y la muerte. La cosecha de la mazorca significaría la decapitación del Dios del Maíz por parte de los dioses de Xibalbá, que eran sus enemigos, y la siembra de las semillas representaba el entierro de la cabeza del dios en la tierra. La resurrección del dios luego venía gracias a la lluvia, representada por los dioses del relámpago. Cuando la semilla germinaba, significaba que el Dios del Maíz renacía y surgía de una grieta, ayudado por los Héroes Gemelos de la mitología maya (los cuales habían derrotado a los dioses de Xibalbá según narra el Popol Vuh. Eran un par de tíos majos). El momento de la resurrección del Dios del Maíz se puede observar en la siguiente escena, procedente de una bandeja de procedencia desconocida:
cuando decidieron crear a la raza humana, hicieron varios intentos. Los dos primeros, que consistían en crear a los humanos del barro y de la madera, respectivamente, fracasaron. Al tercer intento, usaron el maíz. De estos seres de maíz procede la raza humana.

Pero bueno, los seguidores de Däniken y compañía, esos personajes con la mente tan abierta, seguirán pensando que lo del astronauta mola más. Después de todo, ¿qué puede hacer el maíz frente a un astronauta maya extraterrestre muy alto con nave espacial incluida?
En fin, para terminar, os dejo un enlace donde podéis enredar un poco con la escena de la tapa de Pakal: